Mi perro está enfermo y no come, ¿qué hago?

By | 11 septiembre, 2015

perro-enfermoLos perros pueden resfriarse, coger frío o padecer dolencias más graves que exijan una visita urgente al veterinario. Durante su enfermedad, la alimentación que se les dispense debe variar. No es extraño, además, que el can no quiera comer durante su convalecencia. En este artículo se explica por qué la comida de un perro enfermo suele ser más energética y se determina qué debe ingerir si tiene dolencias digestivas, diarrea, vómitos cáncer o problemas de riñón. También se aclara cómo la alimentación supervisada por su veterinario es esencial para su recuperación.

Mi perro enfermo no quiere comer

Como nos ocurre a los humanos, cuando el perro está malo o siente dolor, es habitual que deje de comer. Por eso, “hay que tener precaución y vigilar la ración que ingiere el can enfermo: rara vez tomará la cantidad que necesita para cubrir sus necesidades energéticas“, explica el veterinario Héctor Zúñiga.

Cuando el peludo compañero está convaleciente, su cuerpo trabaja por encima del ritmo habitual. Su organismo lucha por combatir la dolencia. Su metabolismo se acelera, funciona más deprisa. Esto explica por qué el perro enfermo necesita energía adicional para contrarrestar, y alimentar, ese incremento del ritmo corporal.

Un can que esté malo puede recurrir a sus músculos para tomar la energía adicional que precisa, por lo que es importante reforzar la alimentación durante su enfermedad, sea temporal o permanente, y asegurarse de conseguir que coma sin forzarle, pero sí con ánimos ytrucos para hacer su comida más atractiva.

Una dieta diferente para cada enfermedad del perro

El veterinario suele recomendar una dieta más calórica. La dieta equilibrada ayuda al perro enfermo a incorporar lo que necesita para reponerse: las proteínas que usar para transformar el alimento en sustancias utilizables por su cuerpo, los hidratos de carbono que le proporcionarán energía, así como las vitaminas y los nutrientes que precisa su cuerpo para fabricar esas proteínas e hidratos.

Pero en la alimentación del can convaleciente, sin embargo, no hay fórmulas universales. Cada dolencia es diferente y actúa de modo diverso en cada animal. “La dieta adecuada para el perro dependerá de su enfermedad: no es lo mismo que el animal tenga una enfermedad infecciosa que un cáncer”, advierte Zúñiga. Por eso es tan importante consultar con un especialista. Él será quien ofrezca la clave en cada caso.

perro-enfermo-en-veterinario

Los canes con dolencias digestivas precisan alimentarse con proteínas muy digeribles. El motivo es que las grasas no son amigas de los trastornos del estómago, por lo que hay que optar por comidas ligeras e incorporar dosis extra de fibra en la dieta, que ayuden a trabajar a la microflora “buena” de su cuerpo.

Por su parte, como las diarreas y los vómitos deshidratan a un perro, se tendrá que reponer el líquido perdido. Sin embargo, se debe vigilar que el animal no tome el agua de forma compulsiva. Conviene que beba a pequeños tragos.

Mientras, los canes con cáncer necesitan contrarrestar los cambios que sufre su cuerpo con dietas concentradas, ricas en proteínas y grasas.

Y cuando son los riñones del perro los que no funcionan de forma adecuada, conviene optar por dietas bajas en fósforo y controlar la cantidad de proteínas que ingiere.

En definitiva, la alimentación del can enfermo es clave para su recuperación, por lo que debe estar supervisada de cerca por su veterinario.

Entones… ¿Qué hacer cuando tu perro no quiere comer?

Lo que puedes hacer para ayudar cuando tu perro no come dependerá de lo que tú y tu veterinario determinen que puede ser la causa del problema.

Si la pérdida de apetito de tu perro es causada por enfermedad, el veterinario puede recomendarte una dieta que satisfaga las necesidades nutricionales de tu mascota mientras se le está tratando la enfermedad subyacente. A veces, estas dietas no son especialmente sabrosas, especialmente si tu perro está acostumbrado a ricas recompensas o a comida de personas. Si tu perro ya está enfermo, no le mates de hambre intentando obligarle a comer la dieta prescrita por el veterinario si no la quiere. En su lugar, habla con tu veterinario para buscar alternativas. En casos más graves, tu veterinario puede prescribir medicamentos para estimular el apetito, recomendar una dieta líquida alimentando al animal con una jeringa, o insertar una sonda de alimentación.

Si la falta de apetito de tu perro es un problema de comportamiento causado por su exigencia o incomodidad a la hora de comer, y no resultado de una condición médica, hay una serie de cosas que puedes intentar para tratar de animar a tu mascota a comer:

  • recorta las recompensas, regalos y caprichos que le ofreces
  • alimenta a tu mascota en un horario regular, por lo general, al menos dos veces al día
  • haz la hora de la comida un momento de diversión para tu mascota, por ejemplo jugando con un juguete que dispensa comida o recompensando a tu perro con comida por hacer un número u obedecer una orden tuya
  • lleva a tu perro a dar un paseo antes de la hora de comer
  • cambia la situación a la hora de la alimentación de tu perro. Si normalmente alimentas a tu mascota con otros animales, intenta darle de comer solo. O intenta usar diferentes cuencos o comederos a diferentes alturas para ver lo que él prefiere. (Puedes incluso poner unos trozos de comida en el suelo al lado del comedero)
  • prueba otro tipo de alimentos, como los alimentos enlatados si normalmente alimentas a tu perro alimentos secos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *